domingo, 20 de diciembre de 2009

Tan diferentes...

Tú, tan meticuloso, tan cuidadoso.
Tus ojos tan verdes, tu mirada tan clara.
Sin prejuicios.
Yo, tan diferente e igual como tu reflejo en el espejo. Simétrica a ti. Tu otra mitad.
La pared negra en la que se refleja la luz que después rebota. La oscuridad de detrás del cristal.

Todo lo que nos separa es superado millones de veces por aquello que nos da esas miradas de complicidad.
Esa chispa en tus ojos, y su reflejo en los míos.

Dos semanas para volver a sentirlo. ¿Listo?

sábado, 19 de diciembre de 2009

Paso a paso

A cada paso que doy, cada vez que muevo una ficha en este juego eterno o, simplemente, cada mes que tacho una hoja del calendario, me da la impresión de que estoy andando hacia atrás.
Cada día soy más ignorante, hipócrita...
Está bien que alguien te abra los ojos de vez en cuando.
Iba por la calle, dirigiéndome a la plaza de toros para comprar una bufanda, y se me acercó una de las chicas de una ONG con la intención de contarme qué hacían y porqué, hablando 3 veces más rápido de lo que hablaría yo sin trabárseme la lengua y durante unos diez minutos, a parte de tenerla a menos de 20 centímetros de mi cara. Creo que me quedé mirándola con cara de atontada hasta que me preguntó una cosa y salí de mi penoso estado. Había sido casi un asalto, me dio miedo.
Cuando terminó, me había cambiado la cara. Me sentía hundida como si yo sola representara a todos esos millones de niños. Como si todo su cansancio y su hambre se hubiera juntado en mí. Ni me acordé de la bufanda, ni de mis problemas. Sólo fui capaz de pensar en todo lo que tenía, al contrario que siempre.
Menos mal que hay personas como esa chica, que nunca se rendirán. Gente que nunca olvidará que no sólo existe lo que ves día a día. Gente que cree en el cambio y en un mundo mejor.
Otra persona de esas es Pau Alabajos. Cada vez que escucho una canción suya no puedo evitar pensar que él nunca dejará que todo lo que queda por hacer sea una utopía. Hoy, en su concierto...he sentido vivas las imágenes que cantaba, gente en campos de refugiados en Palestina, las víctimas del accidente del metro en Valencia, hace 3 años, los neonazis que apoyan la inmigración cuando supone un negocio de esclavitud para ellos...todas estas crudas realidades paralelas que escapan al día a día pero al mismo tiempo se encuentran arraigadas en él.
Esas son las personas a las que admiro. Y siempre tendemos a imitar a las personas a las que admiramos para convertirnos en una amalgama de ídolos, en nuestro propio ídolo. En la persona que deseamos ser. Espero algún día llegarles a la suela de los zapatos.

Missatges d’esperança 
en els càntics de la gent,
el futur és patrimoni
de qui creu en el present.
És tan fàcil contagiar-se
de l’eufòria dominant,
bastirem els nostres somnis
sense por a flaquejar.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Para no olvidar

Un tesoro que lleve siempre? Una fotografía en la que me rodea con sus brazos.
Creo que me gusta complicarme la vida. Estoy cansada, tengo dolor de cabeza, voy a suspender en el conservatorio, y en la facultad...espero sacar algo aunque sea. No es que me disguste mi situación, porque soy yo la que la ha provocado, pero me siento tan responsable de toda esta torre de naipes que me he obstinado a mantener, que si alguna pieza cayera me sentiría como si algo me diera un golpe muy fuerte en el estómago.
Supongo que el secreto es tomarse las cosas con el mismo sentimiento emprendedor de unos días antes del primero. Volver más atrás del principio y recoger esa esencia luchadora que se ha ido perdiendo. Aunque eso me cueste el sueño...ya tendré tiempo de recuperarlo, o eso espero.
Me encanta todo esto...por separado. Cuando intentas juntar las piezas es que simplemente no encajan. Algunas se quedan algo más abajo, les he fallado. Las de arriba no me dejan hacer nada más, y me llevo las manos a la cabeza pensando en mi triste y corta carrera musical. Echo de menos a mi guitarra...y a mi flauta y a mi piano también, aunque se supone que voy a clases...nunca tengo tiempo para ellos. Y son mi única evasión. Si no me evado...cómo me evado?
Como mi padre dice: todos sabíamos que esto pasaría menos tú. Yo sinceramente no quería verlo. No quería saber que siempre tienes que elegir, que no puedes seguir los caminos, sino el camino. Es muy triste pensar que a la larga vas a acabar renunciando a una cosa que te aporta tanto. Cómo hace la gente para llevar tan bien su vida? De momento, con una sonrisa por bandera me voy abriendo paso. Al fin y al cabo, por más que me queje (de puro vicio), soy feliz.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Las palabras que no existen nos pueden salvar.

No sé si tiene nombre. ¿Agotamiento extremo? ¿Estrés? ¿Hastío?
El caso es que llevo ya un tiempo que no puedo evitar dormirme en el tren por la mañana cuando voy y por la tarde cuando vuelvo. Hace ya un tiempo que los ojos se me cierran mientras trato de estudiar, no puedo dormirme en mi cama por las noches y doy vueltas, y vueltas, y vueltas...pensando en eso que tengo que pasar a limpio o ese libro que tengo que consultar.
Hace un tiempo que vivo en un caos completo. Cristina, lo has descrito a la perfección. Caos. No sé ni lo que hago ni por qué lo hago. No sé nada. Cuanto más intento organizarme, más tiempo siento que pierdo. El pecho se me va hinchando de angustia y la única forma de desinflarme un poco es, antes de dormir, llorar. Parece una tontería, pero si no lloro no puedo dormirme. ¿Qué diablos me está pasando?

Prefiero seguir con mi tratamiento, por si acaso: Una de The Fratellis y otra de Love Of Lesbian. Lo mejor para levantar el ánimo!



miércoles, 11 de noviembre de 2009

Sonríe con ganas

Un amanecer en la playa. Las notas del romance anónimo saliendo de la caja de resonancia. "Pum, pum, ¡Luces!". Verde. Arena. Quedarme sorda al sonido del rock'n'roll mientras un beso me hace estremecer. La carrera de mis sueños. Caricias embriagadas de felicidad. Bach respirando a través del tubo de mi flauta. Sonrisas. Complicidad. Metrónomo. Tiempo. Espacio. El sonido del mar. La brisa junto a mi pelo.
Nada. Todo. Tú.

Es curioso como la gente siempre se empeña en pensar en lo que no tiene.
Recordarlo de vez en cuando me hace sonreír con ganas, y darme cuenta de que hay mucho por lo que vale la pena vivir.
Cada sonido. Cada color. Cada vez que te toco. Cada tren que pasa y cada minuto que, al pasar, me acerca un poco más a ti. Trenes que cargan el tiempo y se van, llenos de vida, a buscarte. El viento acaricia tu pelo y te estremeces. y te das cuenta de que estás vivo; de que hay alguien que vive sólo por ti. De que hay alguien que moriría por ser viento.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Agoracrap

Yo no sé en qué estaría pensando Amenábar con todos esos millones en la mano.
Decoración? Buena, pero tampoco salen escenarios tan tan tan tan increíbles.
Personajes? Vale...aprobado.
Temática? Suspenso estrepitoso. ¿Cómo se le ocurre hacer una película que trate exclusivamente de religiones?
Le pongo un 2/10 por el papel de Rachel Weisz, interpretando a Hipatia. La única persona (mujer) que tiene la cabeza en su sitio...y van y se la cargan.
Primero los cristianos (al principio tan buenecillos, con su fe caritativa, blá, blá, blá) arrasan con Alejandría, matando a quien les da la gana, y piensan que "Dios estaría orgulloso". Orgulloso de que arrebatéis la vida, rebaño de idiotas? Me rebienta.
Luego vienen los judíos y...guerra también entre los judíos y los cristianos.
El odio les puede a todos. Ya me dirás dónde está lo bueno de creer, si acabas odiando y despreciando a la gente sólo por su forma de pensar. Rebaño de borregos...
Y luego van y leen un "fragmento de la carta de san nosequién", en el que pone que la mujer siempre debe estar sumisa al hombre y callar siempre cuando él hable. Desde una butaca de arriba se oye: "sí hombre, y qué más?". Por desgracia esa "palabra del señor" nos ha acompañado hasta hace unos treinta años, más o menos 1500 años, a la fuerza. Si crees, debes obedecer. Si no crees, debes creer y obedecer. Si no, te matamos.
Esto es un dios justo y bueno... y lo demás son tonterías!

Odio las religiones por todas las verdades que no han dejado ver, por todo lo que han manipulado a la gente, por no respetar la libertad de expresión, por ser motivo de guerra (una creencia es motivo de guerra y un teorema científico no...sé que es vergonzoso), por separar incluso a hermanos (aunque sea Dios, Alá o quien sea, todos coinciden en la mayor parte de las cosas...incluso en la de que la mujer debe estar sumisa y obedecer a su marido...así pues, cómo pueden haber mujeres que crean? Como con el fascismo...es lo mismo. Manipulación de unos pocos para vivir como reyes a costa de toooodo el rebaño).
También odio las religiones por las mentiras que ellas mismas han aceptado como verdades. ¿Tú puedes demostrar que tu dios creó el mar, y que la vida habita en él? Yo creo que lo que habita en realidad en ese monstruo es la muerte. Ha matado, torturado, destruido hogares, separado familias...y luego viene el Papa, pega el sermón y todos con una sonrisa de oreja a oreja a casa. Borregos...

Por eso Agora me ha parecido una cagada como un castillo. No merece mi respeto ninguna de las religiones. No merece mi respeto ni la muerte ajena ni la imposición de valores falsos a una masa humana acorralada y asustada. Será (seguro) lo que haya ocurrido, pero eso ya me lo sabía de antes. Yo iba al cine a disfrutar y he salido con mi odio reafirmado por las cruces, la media luna y los que siguen. Deberían hacer más películas con final inventado, como Malditos Bastardos. Todos sabemos cómo acabó...pero no vamos al cine a que nos lo recuerden. Creo yo...

domingo, 1 de noviembre de 2009

Sin palabras

Odio los domingos. Y si son uno de noviembre más.
¿Por qué la gente se empeña en aglomerarse en lugares tristes para llorar a la gente que ya nunca podrá sentir el sol en su piel, ni sonreír? No sería más fácil para todos recordarlos de vez en cuando y saber que nunca morirán, pero sin ir a lugares como ese, en el que se encuentran miles de millones de recuerdos, mezclados con lágrimas y con sufrimiento, enfermedades, accidentes, sueños rotos...? ¿No sería mejor pensar en esa persona a la que tanto has querido visitando el lugar en el que os disteis el primer beso, el lugar en el que supiste que nunca lo olvidarías, sonriendo por dos, viviendo por los dos?
No me gusta estar triste, y si la gente lo provoca, si la gente quiere ir a un sitio a recordar la muerte, y no la vida, no me importa lo que piensen de mí. Por eso, no me importa que me miren raro si sonrío o hago cosquillas a mi hermano en el cementerio, caminando detrás de mis padres mientras ellos recuerdan a aquél tío o a aquellos niños que murieron sepultados mientras un domingo estaban disfrutando de un día de montaña. Prefiero tener los recuerdos vivos en mi mente, que muertos en un terreno plagado de crucifijos y oraciones a un Dios sordomudo e impotente.
Prefiero vivir.

viernes, 23 de octubre de 2009

Un día redondo

Hoy no ha habido clase por la manifestación, así que me he podido levantar tarde. A las 10 me he vestido, he comido algo y he esperado a que mi madre me llevara a la estación. Pero entonces el señor Murphy se me ha cruzado, y me ha regalado un día redondo.
Mi madre ha tenido que esperar una llamada, así que hemos salido de casa más o menos diez minutos antes de que el tren saliera. Hemos llegado al garaje y teníamos una furgona aparcada delante de la puerta. Cuando se ha ido, mi madre se ha metido en el coche y...no arrancaba. Nos hemos pasado cinco minutos para conseguirlo, nos hemos ido a toda leche y me he salido del coche corriendo, subir las escaleras...y veo que el tren estaba en el andén. Corre, corre...intento sacar el billete pero me he confundido, y en el momento en el que lo sacaba el tren se ha ido.
Casi me quedo sin aire ahí mismo...me he sentido más impotente...me ha tocado esperar y coger el de media hora después, y he llegado a la práctica media hora tarde. Pero eso no es todo...
Resulta que ayer tuve práctica de anatomía y dejé mi paraguas, un paraguas de Adolfo Domínguez precioso, apoyado en la estantería junto con otros. Cuando acabó la práctica olvidé cogerlo, y hoy no sabía cierto si lo había llevado a casa o no. Evidentemente...no estaba. He ido a la sala a preguntar a algún profesor y he sudado tinta para hablar con otro del sótano, todo eso mientras debería haber estado haciendo la práctica. Nadie sabía nada. "Lo siento, te lo han robado", me dice el hombre. ¡Qué gracioso!
Y para terminar...padezco de un dolor abdominal temporal como consecuencia de contracciones en el cérvix. Sí, como cada mes...xD. Eso hace que me sienta especialmente jodida.
Y me acuerdo de la propaganda en la que decían que si te tomabas un dónut por las mañanas, todo te salía bien...creo que debería probarlo al menos un día, aunque sea un dulce grasiento y que me provoca agonía al segundo mordisco...
Todavía estoy a tiempo, que el día no ha terminado...

martes, 20 de octubre de 2009

Será posible...!

Seis años de romperse los cuernos estudiando para tener un "grado"?
Pero si cuando acabas medicina ya eres médico!
Si le ponen el título de grado a las carreras que no sirven de nada sin unos estudios superiores...vale.
Pero es que las ingenierías que duran 6 años tendrán el título de "máster"!
¿Qué pasa aquí?

Hay una manifestación en Madrid...si no pasa nada, este viernes 23, para reivindicarlo, porque el gobierno no deja las cosas claras, y parece que el Plan Bolonia no lo conocen ni ellos (vaya, qué novedad...)

viernes, 16 de octubre de 2009

Bueno, veeeeeeeeeenga...

Porque es viernes eh?
Menudo día! Un trayecto en tren que tenía que durar media hora ha durado una (el tren ha estado parado exactamente 27 minutos a menos de un kilómetro de la estación del Norte), me he perdido la clase en la que el cubanito iba a resolver mis dudas existenciales (norrrrrrrrrrr!) y encima se me ha olvidado pedirle a Marina los apuntes...
Luego hemos tenido dos seminarios, gracias al de fisiología ahora sé qué demonios estoy dando en embriología (esto es interdisciplinariedad y no lo que decía la profe de historia del instituto! Como ejemplo ponía que no se debían hacer faltas ortográficas en historia o filosofía... En fin. Qué gusto da hacer lo que a uno le gusta), dónde está cada cosa y para qué sirve...cosa que también podría haber explicado el señor hablo-rápido-mientras-dibujo-y-si-no-te-enteras-apáñate. En su clase hoy iba tan tan tan embalado que he tenido que hacerle una foto al dibujo de la pizarra con el móvil, y grabar la clase, porque tenía "lagunillas" en los apuntes. Va ahí con su voz afable pero...de esos es de los que menos hay que fiarse. Luego te preguntarán que a dónde va el segundo par cranial (que gracias al seminario me he enterado que par significa nervio) y les dirás que todos los caminos llevan a Roma.
Ains...
Luego hemos tenido práctica de bioquímica. No os imaginéis una cosa chulísima de práctica, porque en realidad ha sido una crap. Hacer problemas de estequiometría y pipetear para determinar el error entre la medición teórica y la práctica.
Y de disoluciones en vivo y en directo, nada. Agua.
Mmmmmmmmmmph cuando he terminado (en la mesa todos nos chivábamos cosas y aun así hemos acabado de los últimos...) a comerrr! He quedado con la gentuza del politécnico (con cariño) y con Lucía y Cris. Javi nos ha fallado...¡a la próxima no te avisamos!
Hemos comido bueno bonito y barato (adoro el Poli) y luego hemos ido a la Casa del alumno a jugar al trivial. Nos han ganado los chicos pero porque hemos contestado mal a algunas y ellos las tenían más fáciles eh??? =)
Y luego ya metro (donde nos hemos encontrado a Yolanda), tren y a casita.
Estoy muerta...cuando he llegado en autobús al centro de Alzira me he dado cuenta de que era viernes porque estaba lleno de minipúberes maquilladas con dos toneladas de base (y la cara anaranjada) que se irían seguramente al cine...no hay mucho que hacer por estos lares.
Me da la sensación de que estoy perdiendo la noción del tiempo. Los fines de semana ya no son lo que eran (en mi caso nunca han sido gran cosa, pero...) y cada vez me apetece menos salir, porque hemos hecho muchos amigos en Valencia (los de aquí no suelen salir mucho...) y sólo queremos estar allí, y como no me dejan porque "ya salí el jueves pasado (hasta las dos, odo!) ya lo tengo bien para una temporada. Sí mamá, sí papá. Lo que vosotros digáis (ñjqbefigrkjgnergnaorgaerngaeñrbgjrg!!!!! Dejadme vivirrrrrrrrrrrr!!!!).
Y ahora estoy sentada delante de mi portátil grande, ese que hacía meses que no tocaba, en plan ejecutiva y con el cuarto lleno de trastos por todas partes.
Voy a ver si me relajo un poco, me dedico algo de tiempo, hago dos monerías y a charlar con el churri, que está de exámenes y necesita algo de ánimos =)
Me encanta mi vida. No tengo tiempo de nada pero me gusta estar ocupada. Me gusta acabar cansada. Se duerme mejor y no se piensa en tonterías.
Que durmáis bien! =)

miércoles, 14 de octubre de 2009

No, I won't stop loving you


Canción al principio...y al final.
En el tren se ven muchas cosas. Gente que va a trabajar, gente que va a estudiar, turistas, amantes, niños, ancianos...
No pensaba quedarme a mirarlos, porque me parecía de mala educación, pero no he podido evitar estremecerme, y al mismo tiempo sentir una mezcla de envidia, rabia y comprensión. Debían tener unos quince años. Él rubio, ella castaña. Me ha sobrevenido una sensación muy familiar, pero a la vez muy lejana cuando él la ha acercado cogiéndola de la cintura, encontrándola sin buscarla, mientras la besaba. Me he sentido como si alguien me hubiera acabado de hacer lo mismo...y me he quedado rígida en mi asiento. Inmediatamente he vuelto la vista y el mar de naranjos se ha tragado la imagen.
No. Todavía no.

Y esto...para frenar un poco el desánimo y las ganas de dormir de los estudiantes que todavía tienen que hacer los problemas de biofísica para el seminario de mañana!

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Resignación...

El tren está a punto de arrancar y me fijo en las botas que lleva esa chica rubia. Y en las gafas y el pelo tan bonitos que tiene la que viste de azul...me encantaría que me quedara todo tan bien como a ella. O esa otra que lleva un vestidito de lana gris...¿por qué no estaré hecha para eso?
Me gustaría ser diferente, me gustaría tener talla de maniquí, que me viniesen bien los pantalones (ni demasiado grandes ni demasiado pequeños), que no se me olvidaran tantas cosas...me gustaría dormir menos horas para poder estudiar más y no sentirlo luego sobre los hombros. Me gustaría apañarme bien con la biofísica, y no tener problemas a la hora de usar el sentido común, que en mi caso de común no tiene nada.
Me gustaría...bueno. Ser otra persona sin defectos tan evidentes, evadirme sin olvidar. No cometer los mismos errores que esta mañana, ayer y antes de ayer.
E intento alcanzar esa meta día a día, pero me da la sensación que el camino, además de tortuoso...es largo y tiene ganas de estirarse aún más.
Me gustaría no fallar nunca a las citas, recordar cada nombre y cada cara, sonreír con los pies mojados en un charco, no tener paraguas y no necesitarlo.
Me gustaría ser esa persona en la que intento convertirme todos los días, pero a la que sólo puedo resignarme a contemplar desde la ventanilla del tren.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

No entiendo

Suspiro, miro al cielo y extiendo los brazos. Respiro aire fresco.
Llueve, pero el agua me refresca y me aclara las ideas. En realidad no entiendo nada.
¿Por qué un niño puede morir de no comer, o de comer demasiado, dependiendo de si vive en el Norte o en el Sur?
¿Por qué las mujeres sueñan con vivir de su carrera, o con servir a sus maridos durante toda la vida, según si viven en Oriente u Occidente?
¿Por qué los animales son maltratados en algunos sitios, mientras que en otros son tratados como dioses?
¿Por qué no se ponen soluciones? ¿Por qué no somos todos iguales, si en realidad lo que vive debajo de nuestra piel es igual que lo de los demás? ¿Por qué se nace para sufrir en un mundo donde todo es odio y dolor? ¿Qué tiene de bueno ser humano? ¿Dónde está Dios, si es que alguna vez ha existido algo parecido, y qué está haciendo que sea más importante que evitar que nos matemos los unos a los otros, nos robemos bienes, comida, suframos, destruyamos lo más parecido al Edén que existe y, sin poder remediar nada, supliquemos a gritos y con las lágrimas cayendo por la cara que nuestro hijo no muera todavía, que es muy joven y no tiene culpa de nada, que se salven los cultivos para poder comer, que no hayan guerras...?
Que alguien me lo diga...¿Dónde está ese Dios?, y ¿Cuál es su trabajo? ...Porque, sinceramente, no entiendo nada.

lunes, 22 de junio de 2009

El tiempo

Últimamente (y queda irónico usar esta expresión precisamente en este texto) pienso mucho en el tiempo y la importancia que ha tenido en mi vida. El tiempo nos hace cambiar, nos hace crecer física y psicológicamente, nos hace cambiar de gustos, de amigos, de casa, de pareja... El tiempo es aquello que hemos inventado para poner un orden. Nos encanta el antes y el después. Nos gusta tener la vida ordenada en estantes, como los libros...se van llenando de polvo y los olvidamos. Y de vez en cuando pasamos el plumero y aparecen un rato. Visiones fugaces del pasado. Recuerdo que mi libro favorito era Berland, la ciudad escondida, y mi película favorita La princesa cisne... Recuerdo que odiaba el algodón de azúcar y que jugaba con mi hermano en una alfombra. Pero esos recuerdos no se me representan como una visión hacia atrás, sino como un presente borroso que podría recuperar al despertar, al abrir los ojos. Muchas veces tengo la sensación de que estoy soñando mi presente y que éste en realidad se encuentra en mis tiernos cuatro años, o cinco, o diez, cuando era feliz mirando Pocahontas tres veces a la semana y no tenía que quitar el polvo de mi cuarto. Tengo la sensación de que no hay un antes ni un después, sino un presente continuo que se extiende hasta el infinito, y me va dejando cosas por el camino, regalos. Personas que conozco y se convierten en importantes para mí, metas, libros, música, recortes de páginas de libros que ponemos en la estantería todos los días. La vida es una cinta transportadora sobre la que te dejas llevar, paseando a un ritmo tranquilo, observando y acumulando esos recortes. Y no voy (ni vas) a despertar jamás. No tengo ni cuatro, ni cinco, ni diez años. La cruda realidad empieza a llenarse cuando empieza tu vida, y acaba antes de que te des cuenta.
Por lo que más quieras...sueña.

martes, 16 de junio de 2009

Y de repente, me sentí libre,

Libre para sonreír. Aquel acorde tríada me hizo abrir los ojos de repente y hallarme en el escenario, delante de unas cien personas y al lado de otras ocho. Tenía la guitarra en mis manos, apoyada en mis piernas, sometida a mis órdenes. Era su dueña. Me sentí poderosa. Las vibraciones que salían de ella, tan premeditadamente medidas, las provocaba yo.
Esta tarde ocurrió. Me volví a sentir la dueña de mi mundo, iluminada por aquellos focos amarillentos. Sentí el control en mis manos como si nunca lo hubiera perdido y hubiera estado conmigo siempre. Como si esta época tan bochornosa y triste nunca hubiera tenido lugar. Como si...como si tuviera la suerte de mi lado, de verdad.
Esta tarde por fin he vuelto a tomar las riendas, y dudo que llegue el momento en el que me vea obligada a soltarlas de nuevo. He aprendido demasiado.

lunes, 8 de junio de 2009

Me gusta.

Me gusta tocar la hierba con la punta de los dedos, sentir las cosquillas.
Me gusta hacer fotografías a las cosas más extrañas para que, con un color distinto, puedan significar lo que yo quiero que signifiquen. Manipular los sentimientos de las imágenes como si fueran títeres, hacer sentir a los demás lo que nunca me hubiera gustado sentir a mí. Me gusta oler el café y que me haga sentir que el tiempo pasa, que me hago mayor y me van gustando cosas que antes odiaba. Me gusta saber que estoy cambiando y eso me da la oportunidad de tener sensaciones diferentes en cada etapa de mi vida. Me gusta también el olor del azahar, y con él sentir que a pesar de que todo cambie, hay cosas que siempre vuelven, como la primavera.
Me gusta olerte, me gusta sentir que estás ahí y que siempre reconoceré tu olor, por más tiempo que llevemos separados. Me gusta sentir que eso tampoco cambiará.
Me gusta mirarte a los ojos y ver mi reflejo, y sentir que soy lo suficientemente pequeña como para habitarlos, estar ahí dentro, en ese prado verde, y sentir la hierba bajo las yemas de mis dedos...me gusta.
Me gusta pensar que aunque me sienta extraña y diminuta, nunca lo seré para ti.

lunes, 1 de junio de 2009

En dos días.

Simplemente...así, de sopetón. No me lo esperaba, ni siquiera me lo había planteado. Pero fue grato. Muy grato.
Así que en exactamente un mes estaré volando hacia el Reino Unido. Tenía pensado crear un nuevo blog en el que todos los días escribiría un poco y subiría las fotos del día, pero si no me llevo mi portátil no creo que lo haga, y no me hace mucha gracia llevármelo...
Creo que lo mejor será apuntarlo todo y luego lo subiré de golpe. Será una paliza, pero esque no quiero arriesgarme...
Y pienso hacer muchas fotos. ¡Muchísimas!
Ya pondré más cosas cuando las sepa...porque la verdad es que la información escasea, y todavía no sé ni a qué parte del Reino Unido iré...
Deseadme suerte! :)

sábado, 23 de mayo de 2009

.

Me he dado cuenta de que la vida que es una bellum omnium contra omnes.
Lucha por conseguir lo que quieres o acabará en manos de otra persona. Así de claro.
Tristemente, me recuerda al capitalismo más puro, en el que tienes un trabajo que apenas te da para comer, y si renuncias a él no tienes más oportunidades debido a tu poca formación, y encima hay una cola de gente esperando ese trabajo por la mitad del salario que cobras tú.
Conclusión...la vida es lucha, sufrimiento...pero también es apostar y ganar.
Y todo esto fue ratificado anoche. Si hubierais visto lo que yo vi, hubiérais pensado que se trataba de una mala broma.
No me apetece escribir nada más.

jueves, 7 de mayo de 2009

Un regalo

¿Qué es un regalo? En principio, un regalo es un objeto que das a otra persona para demostrarle afecto, aunque a veces el móbil es la burla o el desprecio. Un regalo es algo que das, independientemente de que sepas si a la otra persona le gustará o no. Un regalo es mostrarte a ti mismo, verte en un espejo. ¿Qué le regalarías a...? Desde luego, es una cosa tan personal que su elección puede ser complicada. Yo me pregunto si en algún lugar, en alguna civilización se ha pensado en los regalos como afrentas. Tú me regalas algo y me ofendes, ya que crees que me conoces lo suficiente para regalarme el obsequio ideal, pero en realidad no es así. Prepotente, que eres un prepotente. Ya te regalaré yo a ti algo, ya...
Eso puede ocurrir, no?

Últimamente me ha dado por pensar en los pequeños regalos, esas cosas que día a día la gente se intercambia y que les hacen un poco más felices. Por supuesto, son inmateriales: una mirada, un beso, una caricia, un abrazo, una sonrisa... Y también he pensado que tengo las manos saturadas de caricias por regalar, los labios empapados de besos que no te he podido dar, los ojos llorosos porque las miradas que no te he podido regalar ya no caben...y siento que tengo frío, que tiemblo, porque soy una caprichosa y una consentida. Tengo síndrome de abstinencia de ti, necesito que me regales tu vida, y que sea mía, sólo mía. Y entonces te daré todo lo que mis sentidos me niegan ahora. Te daré todos esos regalos que la carretera se ha querido comer, sin éxito. Y no te asustes al verme llorar, pues será de felicidad, tonto. Te quiero.