lunes, 22 de junio de 2009

El tiempo

Últimamente (y queda irónico usar esta expresión precisamente en este texto) pienso mucho en el tiempo y la importancia que ha tenido en mi vida. El tiempo nos hace cambiar, nos hace crecer física y psicológicamente, nos hace cambiar de gustos, de amigos, de casa, de pareja... El tiempo es aquello que hemos inventado para poner un orden. Nos encanta el antes y el después. Nos gusta tener la vida ordenada en estantes, como los libros...se van llenando de polvo y los olvidamos. Y de vez en cuando pasamos el plumero y aparecen un rato. Visiones fugaces del pasado. Recuerdo que mi libro favorito era Berland, la ciudad escondida, y mi película favorita La princesa cisne... Recuerdo que odiaba el algodón de azúcar y que jugaba con mi hermano en una alfombra. Pero esos recuerdos no se me representan como una visión hacia atrás, sino como un presente borroso que podría recuperar al despertar, al abrir los ojos. Muchas veces tengo la sensación de que estoy soñando mi presente y que éste en realidad se encuentra en mis tiernos cuatro años, o cinco, o diez, cuando era feliz mirando Pocahontas tres veces a la semana y no tenía que quitar el polvo de mi cuarto. Tengo la sensación de que no hay un antes ni un después, sino un presente continuo que se extiende hasta el infinito, y me va dejando cosas por el camino, regalos. Personas que conozco y se convierten en importantes para mí, metas, libros, música, recortes de páginas de libros que ponemos en la estantería todos los días. La vida es una cinta transportadora sobre la que te dejas llevar, paseando a un ritmo tranquilo, observando y acumulando esos recortes. Y no voy (ni vas) a despertar jamás. No tengo ni cuatro, ni cinco, ni diez años. La cruda realidad empieza a llenarse cuando empieza tu vida, y acaba antes de que te des cuenta.
Por lo que más quieras...sueña.

martes, 16 de junio de 2009

Y de repente, me sentí libre,

Libre para sonreír. Aquel acorde tríada me hizo abrir los ojos de repente y hallarme en el escenario, delante de unas cien personas y al lado de otras ocho. Tenía la guitarra en mis manos, apoyada en mis piernas, sometida a mis órdenes. Era su dueña. Me sentí poderosa. Las vibraciones que salían de ella, tan premeditadamente medidas, las provocaba yo.
Esta tarde ocurrió. Me volví a sentir la dueña de mi mundo, iluminada por aquellos focos amarillentos. Sentí el control en mis manos como si nunca lo hubiera perdido y hubiera estado conmigo siempre. Como si esta época tan bochornosa y triste nunca hubiera tenido lugar. Como si...como si tuviera la suerte de mi lado, de verdad.
Esta tarde por fin he vuelto a tomar las riendas, y dudo que llegue el momento en el que me vea obligada a soltarlas de nuevo. He aprendido demasiado.

lunes, 8 de junio de 2009

Me gusta.

Me gusta tocar la hierba con la punta de los dedos, sentir las cosquillas.
Me gusta hacer fotografías a las cosas más extrañas para que, con un color distinto, puedan significar lo que yo quiero que signifiquen. Manipular los sentimientos de las imágenes como si fueran títeres, hacer sentir a los demás lo que nunca me hubiera gustado sentir a mí. Me gusta oler el café y que me haga sentir que el tiempo pasa, que me hago mayor y me van gustando cosas que antes odiaba. Me gusta saber que estoy cambiando y eso me da la oportunidad de tener sensaciones diferentes en cada etapa de mi vida. Me gusta también el olor del azahar, y con él sentir que a pesar de que todo cambie, hay cosas que siempre vuelven, como la primavera.
Me gusta olerte, me gusta sentir que estás ahí y que siempre reconoceré tu olor, por más tiempo que llevemos separados. Me gusta sentir que eso tampoco cambiará.
Me gusta mirarte a los ojos y ver mi reflejo, y sentir que soy lo suficientemente pequeña como para habitarlos, estar ahí dentro, en ese prado verde, y sentir la hierba bajo las yemas de mis dedos...me gusta.
Me gusta pensar que aunque me sienta extraña y diminuta, nunca lo seré para ti.

lunes, 1 de junio de 2009

En dos días.

Simplemente...así, de sopetón. No me lo esperaba, ni siquiera me lo había planteado. Pero fue grato. Muy grato.
Así que en exactamente un mes estaré volando hacia el Reino Unido. Tenía pensado crear un nuevo blog en el que todos los días escribiría un poco y subiría las fotos del día, pero si no me llevo mi portátil no creo que lo haga, y no me hace mucha gracia llevármelo...
Creo que lo mejor será apuntarlo todo y luego lo subiré de golpe. Será una paliza, pero esque no quiero arriesgarme...
Y pienso hacer muchas fotos. ¡Muchísimas!
Ya pondré más cosas cuando las sepa...porque la verdad es que la información escasea, y todavía no sé ni a qué parte del Reino Unido iré...
Deseadme suerte! :)