miércoles, 30 de septiembre de 2009

Resignación...

El tren está a punto de arrancar y me fijo en las botas que lleva esa chica rubia. Y en las gafas y el pelo tan bonitos que tiene la que viste de azul...me encantaría que me quedara todo tan bien como a ella. O esa otra que lleva un vestidito de lana gris...¿por qué no estaré hecha para eso?
Me gustaría ser diferente, me gustaría tener talla de maniquí, que me viniesen bien los pantalones (ni demasiado grandes ni demasiado pequeños), que no se me olvidaran tantas cosas...me gustaría dormir menos horas para poder estudiar más y no sentirlo luego sobre los hombros. Me gustaría apañarme bien con la biofísica, y no tener problemas a la hora de usar el sentido común, que en mi caso de común no tiene nada.
Me gustaría...bueno. Ser otra persona sin defectos tan evidentes, evadirme sin olvidar. No cometer los mismos errores que esta mañana, ayer y antes de ayer.
E intento alcanzar esa meta día a día, pero me da la sensación que el camino, además de tortuoso...es largo y tiene ganas de estirarse aún más.
Me gustaría no fallar nunca a las citas, recordar cada nombre y cada cara, sonreír con los pies mojados en un charco, no tener paraguas y no necesitarlo.
Me gustaría ser esa persona en la que intento convertirme todos los días, pero a la que sólo puedo resignarme a contemplar desde la ventanilla del tren.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

No entiendo

Suspiro, miro al cielo y extiendo los brazos. Respiro aire fresco.
Llueve, pero el agua me refresca y me aclara las ideas. En realidad no entiendo nada.
¿Por qué un niño puede morir de no comer, o de comer demasiado, dependiendo de si vive en el Norte o en el Sur?
¿Por qué las mujeres sueñan con vivir de su carrera, o con servir a sus maridos durante toda la vida, según si viven en Oriente u Occidente?
¿Por qué los animales son maltratados en algunos sitios, mientras que en otros son tratados como dioses?
¿Por qué no se ponen soluciones? ¿Por qué no somos todos iguales, si en realidad lo que vive debajo de nuestra piel es igual que lo de los demás? ¿Por qué se nace para sufrir en un mundo donde todo es odio y dolor? ¿Qué tiene de bueno ser humano? ¿Dónde está Dios, si es que alguna vez ha existido algo parecido, y qué está haciendo que sea más importante que evitar que nos matemos los unos a los otros, nos robemos bienes, comida, suframos, destruyamos lo más parecido al Edén que existe y, sin poder remediar nada, supliquemos a gritos y con las lágrimas cayendo por la cara que nuestro hijo no muera todavía, que es muy joven y no tiene culpa de nada, que se salven los cultivos para poder comer, que no hayan guerras...?
Que alguien me lo diga...¿Dónde está ese Dios?, y ¿Cuál es su trabajo? ...Porque, sinceramente, no entiendo nada.