lunes, 24 de enero de 2011

Obstáculos

Resulta curiosa la forma en la que elegimos vivir. Todo pasa tan rápido: naces, vas al colegio, luego al instituto y llegas a la universidad. Y en cada instante en que te paras a pensar en todo lo que has vivido, haces que se detenga el tiempo para ti. Vuelves atrás y te ves a ti, vestida con el blusón de la falla del colegio y comiendo chocolate con churros, patinando en el parque, celebrando las paellas en el instituto, escribiendo versos que luego romperás en mil pedazos, enamorándote, respirando el aire puro en el pico de una montaña.
Parece que tengamos que correr a todas partes y en nuestro camino se interpongan esos dichosos problemas que se resisten a abandonarnos. Esos pequeños estorbos que siempre van a estar ahí y al final adoptas como un elemento más del paisaje, porque no te queda más remedio.

Hoy, uno de esos temores que te hacen palpitar las sienes ha vuelto.
Acércate a él, conócelo, pide ayuda, lo que sea. Pero nunca permitas que sea más grande el obstáculo que tú. Aunque estés cansada, harta, con los ojos rebosantes de lágrimas..., nunca te doblegues. Eres más fuerte de lo que crees.

1 comentario:

Patri dijo...

Jolin ruth quina entrada més bonica, casi me fas plorar, si aplega a ser més llarg, segur. Jo també m'he fet un blog! ^^