martes, 30 de abril de 2013

Buceando


Ha llegado la semana del abismo. Esa semana en la que empieza mayo. Esa semana en la que tienes que acabar 4 trabajos y ponerte al día llegando al tema 40 de una asignatura sin abandonar las otras, compaginarlo con 7 horas de clase todos los días y aun así, te puedes permitir aislarte del terremoto un par de tardes. Bueno, no, pero lo haces.
Ese momento en el que te duele cada rincón del cuerpo y tienes unas ojeras hasta los pies.

Ese momento en el que, además, hace mal tiempo y hay una profesora hablándote durante dos horas sobre un tema aburridísimo con una voz soporífera, naturalmente siendo de asistencia obligatoria dicho tostón. Te preguntas, tal vez demasiadas veces, si tiene sentido alguna cosa dentro de esta santa casa. Te resignas de nuevo y hundes la cabeza bajo el agua.
Y te dedicas a buscar por el fondo de la piscina algo que te anime para dejar de lamentarte y pasar a la acción. Es muy aburrido quejarse y no hacer nada. Más incluso que esos profesores con la voz tan baja y neutra. Aburrido y desesperante.

Ese momento en el que tocas el fondo de la piscina y flexionas bien las rodillas y las caderas para tomar el máximo impulso posible.

Tal vez sea el momento de tomar algo con chocolate y salir a la superficie.
¡Suerte y ánimo, doctores! Nadie dijo que sería fácil, y menos lo que queda de ahora en adelante...

Por cierto, enhorabuena a todos los R0! Mis compañeras y yo estuvimos siguiendo la adjudicación como forofas futboleras ;) ¡cada día lo tenemos más cerca!